Noticias

 Índice


Éxito de participación en la “II Jornada de Cooperació Sanitària a les Illes Balears(15/11/2012)

El pasado día 15 de noviembre tuvo lugar, en el CaixaForum de Palma, la segunda edición de la “ Jornada de Cooperació Sanitària a les Illes Balears”. El encuentro tuvo como principal objetivo continuar profundizando en la problemática que implica, para las organizaciones no gubernamentales dedicadas al mundo de la cooperación solidaria, desarrollar su labor en un escenario de reducción drástica de recursos económicos a cargo de las administraciones públicas, en el marco de una política de ajustes presupuestarios que amenaza con condicionar seriamente la viabilidad económica y operativa de los proyectos solidarios presentes y futuros. Cabe recordar que esta segunda edición del encuentro solidario supone una continuidad con la temática de la “I Jornada de la Cooperació Solidària a les Illes Balears”, celebrada el año pasado, y que permitió realizar una primera aproximación a esta nueva realidad a la que se enfrentan las ong de las Islas.

El encuentro se inició con una introducción a cargo del presidente de Apotecaris Solidaris, Mateu Tous, que hizo referencia, como uno de los ejes temáticos fundamentales de su intervención, a la aparición de fenómenos de "cuarto mundo" en el seno de las sociedades más avanzadas; un hecho que ha puesto en tela de juicio, para amplios segmentos de las opiniones públicas de estos países, la conveniencia de detraer recursos económicos para atender las necesidades de personas de otros países con dificultades.

Este análisis fue ratificado en el transcurso de la mesa redonda que tuvo lugar a continuación, y que contó con la participación de representantes del Comitè Unicef de Balears; Càritas Mallorca; equipo de trabajo comunitario Doomi Adunna, Metges del Món y Farmacéuticos Mundi, moderada por el director técnico de Apotecaris Solidaris, Joan Albert Segura. Para la representante de Càritas, por ejemplo, la vulnerabilidad de las personas inmigrantes con escasos recursos económicos se refleja en un miedo creciente a acudir a recibir atención sanitaria, lo que implica que en estos momentos hay gente que está, literalmente, excluida del sistema sanitario público, una situación que es necesario denunciar ante los responsables políticos.

La representante de Metges del Món, por su parte, hizo hincapié en los dos programas de reinserción social que actualmente lleva a cabo la organización en nuestra comunidad; unos programas especialmente dirigidos a los ámbitos de la prostitución y las drogas, pero también -y cada vez más- se destinan a atender las necesidades de personas en riesgo de exclusión social que, por falta de recursos económicos, ahora mismo no tienen acceso a los medicamentos. También lamentó que, como consecuencia directa de los recortes en recursos públicos destinados a este ámbito de actuación solidaria, la citada ong se ha visto obligada a cerrar algunos de sus programas de cooperación internacional.

Mahécor Mbengue, presidente de Doomi Adunna, insistió, en su intervención, en los problemas que tiene la población inmigrante para acceder a la sanidad pública, poniendo el énfasis en lo que representa la retirada de la tarjeta sanitaria, lo que implica, de hecho, que nuestro Sistema Nacional de Salud pierde su carácter universal y se hace casi imposible que miles de personas tengan acceso a la medicina preventiva. Para el representante de los inmigrantes subsaharianos es necesario transmitir al gobierno central el rechazo a este tipo de medidas, que no hacen otra cosa que incrementar la situación de extrema vulnerabilidad de la población inmigrante en situación irregular.

Por su parte, Gaspar Rul•lan, vocal del Comitè Unicef de Balears, recordó el compromiso del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y sus principales objetivos a favor de los derechos de los niños y niñas del mundo. También remarcó la idea de que la cooperación es un deber ético, un instrumento que permite combatir la falta de equidad, y al mismo tiempo es una obligación jurídica de los poderes públicos, desde el momento en que está incorporada a nuestro ordenamiento jurídico. También insistió en que la cooperación solidaria goza de un fuerte apoyo social, tanto a nivel estatal como en del ámbito de las Islas Baleares.

Ricard Troiano, presidente de Farmacèutics Mundi Catalunya, subrayó que las administraciones públicas no disponen actualmente de recursos económicos para la cooperación, y que cuando lo hacen es casi a escondidas, por miedo a la reacción de una opinión pública que ya se cuestiona que se ayude a personas de otras regiones cuando aquí se extiende la miseria. En este contexto, Troiano remarcó que muchos de los proyectos de cooperación exterior se ven amenazados, mientras que la demanda de ayuda interior aumenta cada día que pasa, evidenciando que se ha producido un cambio sustancial en la actitud de la sociedad en relación con la ayuda solidaria; un cambio que ha cogido a las ong a contrapié.

A continuación tomó la palabra Teresa Forcades, médico, teóloga y religiosa de l’Ordre de Sant Benet; internacionalmente conocida por su posicionamiento crítico con las actuaciones de algunas grandes compañías multinacionales farmacéuticas y de las organizaciones sanitarias internacionales -como la Organización Mundial de la Salud (OMS)- en el caso de la pandemia de la gripe A (H1N1). En el transcurso de su conferencia -que fue seguida por más de doscientas personas- , Forcades hizo alusión a la medicalización de la sociedad moderna, entendida como la expansión de un modelo médico a casos cotidianos o bien a situaciones que, a pesar de ser efectivamente problemáticas, realmente no precisan una intervención médica; en realidad -según Forcades- estamos más bien ante una especie de intrusión ilícita del ámbito médico en la vida diaria de las personas.

A lo largo de una brillante intervención, seguida con gran interés por el público asistente, Teresa Forcades hizo alusión, entre otros temas, a la salud como derecho en lugar de como negocio, y atacó los intereses económicos que se esconden detrás de la medicalización excesiva de la sociedad actual, denunciando tanto las enfermedades literalmente inventadas para incrementar el beneficio de los laboratorios, como las vacunaciones innecesarias o incluso contraproducentes para el paciente. También fue muy crítica con la Organización Mundial de la Salud, de quien denunció que se financia en un 50% con capital privado.

Pero el momento más emotivo del encuentro fue la concesión de un galardón, a título póstumo, a Eduard Soler, vocal nacional de proyectos de Farmacéuticos Mundi, que nos dejó repentinamente el pasado mes de mayo. Recogieron el galardón su viuda, Mònica Alonso, y su madre, María Elena Cuyàs. Cerró la jornada Mateu Pons, presidente de Apotecaris Solidaris, que insistió en que era necesario transmitir a la opinión pública de las Islas un mensaje de esperanza y verdaderamente alentador para la vigencia del discurso solidario; “un mensaje que reafirme nuestro compromiso de seguir trabajando al servicio de unos valores y unos objetivos que, con o sin crisis, con o sin ayuda de los poderes públicos, parecen hoy más vigentes que nunca”.